Pisos de Mármosl, incrustaciones de Roble, son algunos de los excesivos lujos que se encuentran en departamento del secretario de Estado durante el pontificado de Benedicto XVI, Tarsicio Bertone. Dichos lujos fueron sustentados con fondos destinados a un hospital pedriático.

Así los revelan dos libros: “Avaricia” de Emiliano Fittipaldi y “Via Crucis” de Gianluigi Nuzzi, mostrando a la luz documentos que contradicen a Bertone, quien afirma estos gastos fueron pagados con “sus ahorros”.

En el lujosos departamento se encuentra desde pisos de Mármol, hasta ambientación con equipo sofisticados y de alto rendimiento, equipo centralizado de música en un espacio de 225 metro cuadrados. 

Las contradicciones entre la manera de vivir en el Vaticano y sus invitaciones a vivir con humildad han desatado una serie de escándalos denominados como “vatileaks 2”.

La Fundación Niño Jesús, quien al parecer realizó un pago por 200 mil euros bajo instrucciones de el ex Director de hospital Giuseppe Profiti, está solicitando recuperar dicho dinero, pero Bertone señaló que no lo devolverá.

 NT