Todos en especial las mujeres tienen una prenda preferida que por más que se deteriore evitan deshacerse de ella. Sabemos que el cuidado que le demos a las prendas influye en la duración que estas tengan en el armario, aquí te proponemos algunos consejos para mantener tus prendas favoritas como nuevas y puedas utilizarlas por más tiempo sin preocupaciones.

1.- Lavarlas a mano: Es fundamental que te tomes el trabajo de poder lavarlas con tus propias manos. No metas en la lavadora esas prendas que tanto quieres porque con el tiempo pueden aparecer las odiadas pelotitas y las prendas se empiezan a dañar.

2.- Ten cuidado con el sol: Sabemos que el sol favorece el cuidado de las prendas blancas, pero ojo con el exceso de exposición solar a tu prenda preferida. Es mejor que la seques al sol, pero en horarios dondesu intensidad sea más baja para evitar que se decolore con el tiempo.

3.- Evita el centrifugado: Olvídate del centrifugado y mucho más si se trata de una prenda de lana. Ya que la lavaste a mano, cuélgala mojada y espera a que se seque. Nadie te está correteando.

4.- Guárdalas correctamente: Asegúrate de que tus prendas preferidas tengan un lugar preferencial en tu closet. Puedes optar por guardarlas aparte o en un estante donde no se mezclen con el resto. Esto evitará que estés sacándola todo el tiempo y exponiéndola a pelusas de otras prendas.

5.- NO dejes marcas: Por último es importante evitar que la ropa se marque. Muchas veces cuando la colgamos después de lavarla usamos broches comunes que pueden dañarla dejando marcas, o doblamos la ropa que deberíamos colgar (o viceversa).

Con estos consejos ya puedes empezar a cuidar tu ropa, no dejes que nada dañe tu prenda preferida. Cuídala, y que dure por mucho más tiempo! Solo así tendrá ese efecto que tanto te gusta.

 

CN